Conquistando el Nerviosismo o "Pánico Escénico"

Phillip Farkas (1914-1992) fue corno principal en las orquestas de Chicago, Boston y Cleveland, profesor en Indiana University, autor de tres libros y uno de los fundadores de la International Horn Society. Este artículo fue publicado originalmente en su libro “The Art of Musicianship”.

Por Phillip Farkas

 (Traducido por Keith Eitzen y Karla Aranely González Barrajas)

Probablemente la queja más frecuente emitida por un músico intérprete suele ser: “Me pongo tan nervioso cuando tengo que tocar ante un público que no puedo dar mi mejor actuación” o la ansiedad se expresa en forma de pregunta: “¿Cómo supero este miedo escénico que inhibe tan severamente mi verdadera capacidad?” Esta es una pregunta muy importante y a menos que se responda adecuadamente, el ejecutante nunca podrá alcanzar el éxito que de otro modo estaría asegurado.

Hay tres capacidades absolutamente necesarias que todo músico debe poseer para convertirse en un intérprete exitoso: el comando técnico para lograr cualquier efecto musical deseado, el buen gusto de usar esta técnica musical y artísticamente, y el coraje para lograr ambos frente a una audiencia. Cuando falta alguno de estos tres atributos, el músico no puede tener éxito como intérprete. Con mucha frecuencia esta tercera capacidad (coraje frente a una audiencia) es el ingrediente que falta en la fórmula del éxito.

Solo el artista de escenario (músico, bailarín, actor) se enfrenta a este desafío imponente. Afortunadamente para el compositor, el autor, el pintor o el escultor existe la posibilidad de trabajar en su creación particular hasta que esté lo más cerca posible de la perfección antes de exhibirla públicamente. Al menos, si tiene un momento de ansiedad en la “revelación”, será “después del hecho” y, bueno o malo, esto es lo que ha creado.

El artista ejecutante, por el contrario, no sabe cómo se desarrollará su actuación hasta que realmente la presenta directamente frente a su público. El público sabrá si fue bueno o malo tan pronto como el propio intérprete. Aquí, creo, se encuentra la principal causa de nerviosismo en el intérprete: para cuando sabe lo bien que se desempeñó, también lo hace la audiencia y un mal desempeño no puede ser reparado o retractado.

Comencemos esta investigación de la conquista del pánico escénico analizando la observación que acabamos de hacer. Si el nerviosismo en el escenario se debe en gran parte a no estar seguro de qué tan bien se tocará, cualquier estudio o práctica previa a la presentación es muy importante, ya que ayudará a desarrollar precisión y confiabilidad; y como se espera tocar públicamente durante toda la vida, la mayor parte de la rutina de estudio debe incluir procedimientos para fomentar la confianza y la adquisición de precisión. ¿Cuáles son estos procedimientos? Uno de ellos ciertamente debe ser la repetición. Perfeccionar el rendimiento en el canto o tocar un instrumento es en gran medida una cuestión de ensayo y error. En el estudio de un pasaje musical difícil, esto simplemente significaría repetir el pasaje una y otra vez, tratando de eliminar uno, o incluso todos los defectos ya sean musicales, técnicos o físicos.

Leer más: Conquistando el Nerviosismo o "Pánico Escénico"

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.