Kristina Mascher-Turner: ¿Quién fue la primera persona en poner un corno en tus manos hace tantos años en Costa Rica? ¿Qué fue lo que te fascinó del instrumento?

valverdeHugo Valverde: La primera persona que me introdujo a la trompa fue Francisco Molina, director general de la Escuela de Música de Barva allá por 2003, en mi ciudad natal, Barva. Insistió en que elegí el corno porque había pasado un tiempo desde que alguien quería tocarlo. Mi primer maestro de trompa fue Daniel León Rodríguez, que también es de Barva.

KMT: Hablando de Costa Rica, ¿cómo es estudiar y ganarse la vida con la música en su país de origen? Parece haber una rica tradición de bandas y conjuntos comunitarios, por ejemplo.

HV: Hay varias escuelas pequeñas de música que son parte de un programa llamado “SINEM: Sistema Nacional de Educación Musical”, pero son solo para iniciar a los estudiantes en la música. Si su deseo es emprender un curso de estudios más intenso, deberán ingresar a las dos principales escuelas de música de Costa Rica: la “Escuela de Artes Musicales” de la Universidad de Costa Rica o el Instituto Nacional de Música. ; Ambas escuelas ubicadas en San José, la capital de Costa Rica. Muchas de estas escuelas están ubicadas en áreas remotas del país. Esto es bastante notable porque ofrecen una oportunidad a todos esos estudiantes de aprender más sobre el mundo de la música y sus maravillas, pero no ofrecen enseñanza a nivel universitario. Esto se convierte en un obstáculo para que puedan mantenerse al día con sus estudios académicos, especialmente si viven lejos de San José.

Ganarse la vida como músico en Costa Rica no es tan fácil porque las oportunidades de interpretación son bastante limitadas. Si tuviera que dar un ejemplo como músico clásico, definitivamente es difícil conseguir un trabajo estable y de largo plazo, ya que la única orquesta profesional y de tiempo completo en el país es la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica. Los empleados que allí laboran son públicos, es decir, se jubilarán según los planes del gobierno, no cuando quieran. Este trabajo proporciona una estabilidad inmensa porque básicamente eres un empleado del gobierno, pero es la razón principal por la que muchos otros músicos no pueden aspirar a un trabajo como ese nada más salir de la escuela. Esta fue una de las razones por las que me fui de Costa Rica en 2012.

Sin embargo, hay muchos otros músicos que desarrollan su carrera y se inclinan hacia otras áreas de la música: salsa, latin jazz, jazz, merengue, etc. Estos músicos trabajan mayoritariamente como autónomos y actúan por todo el país. Tienen que ser bastante versátiles si quieren manejar bien todos esos géneros. ¡Los admiro mucho! Hay bandas comunitarias y la mayoría de ellas son parte de las escuelas de música en cada ciudad natal, y así fue como me metieron en la música, cuando mi mamá me llevaba con ella a ver tocar la banda comunitaria de mi ciudad natal. ¡Siempre fue muy especial porque mi papá tocaba la trompeta allí!

KMT: ¿Qué ventajas o desventajas crees que te brindó al crecer en Costa Rica, preparándote para la vida en las artes escénicas?

HV: Pensando en las ventajas, el hecho de estar siempre cerca de los conciertos me brindó una visión más diversa de la escena artística aquí en Costa Rica. Mis padres me llevaban a conciertos de bandas comunitarias, ensayos de orquesta, así como conciertos y muchas otras oportunidades que allanaron el camino hacia una vida dedicada a las artes; música específicamente.

Como miembros de la comunidad de las artes escénicas, siempre debemos reconocer cuán vital es la audiencia, porque sin ellos, no podríamos prosperar ni dedicar una vida a las artes. Mis padres me hicieron muy consciente de la importancia de la audiencia y de apoyar las artes escénicas de todas las formas posibles. Desafortunadamente, no es el mismo caso en todos los hogares, lo que lleva a la principal desventaja que experimenté aquí en Costa Rica. No contar con el apoyo de la mayoría de la gente del país, o de los que piensan que las artes no son una carrera digna. Crecí en un pueblo donde muchas personas son conocidas por ser artistas y el apoyo que recibimos es invaluable, pero no es lo mismo en el resto del país. Pensé que pasaría lo mismo en el resto del país, pero no fue así y eso me afectó mucho. El mayor problema es que todavía hay un largo camino para que los artistas se sientan 100% seguros de que tienen que dedicar sus vidas al arte sin sentirse desanimados o incluso discriminados por elegir una carrera real que lo considere merecedor de apoyo.

KMT: Muchos de ustedes de Rice Horn Crew han aterrizado muy bien en sus pies. ¿Cómo fue estar en la clase de Bill Vermeulen y junto con sus compañeros de estudios? ¿Tiene alguna historia o anécdota de su tiempo en Houston que le gustaría compartir?

HV: Haber sido parte del estudio de Bill VerMeulen en Rice era algo muy especial, pero tenía sus desafíos. Mientras estaba en la Universidad de Lynn, siempre me impresionó escuchar sobre los éxitos del estudio de trompeta en la Universidad de Rice, y eso me hizo prepararme lo mejor posible para asegurar un lugar si había una vacante. Cuando recibí mi carta de aceptación en Rice, no podría haber estado más feliz y sabía que estaba por comenzar un período con mucho trabajo por hacer. Cuando escuché por primera vez a mis compañeros de clase, estaba hipnotizado por su nivel de juego, y eso fue mi principal motivación para mejorar desde el primer día. Recuerdo haberle dicho a Bill que estaba en problemas porque yo era el peor en el estudio. . Él respondió instantáneamente que estaba equivocado porque tenía cosas que ofrecer a los otros compañeros de clase que podía hacer muy bien, y el objetivo de estar allí era compartirlas, pero lo más importante es aprender del resto del estudio y mejorar juntos. diario. Creo que esta es la razón principal por la que todos queríamos mejorar y poder ver esa mejora cada día. Nos reuníamos todos los sábados por la mañana en Stude Concert Hall para tocar simulacros de audiciones el uno para el otro. Eso me ayudó enormemente, estar siempre listo para una audición simulada, porque esa es la mejor manera de lidiar con la ansiedad y los nervios creados al tocar frente a un comité, más aún frente a tus compañeros de clase, maestros y otros amigos también. Fue un momento en el que aprendí a confiar aún más en mí mismo y a reafirmar que la trompeta es el mejor instrumento que existe y que no debería considerarse tan difícil de tocar.

KMT: Con la audición del MET, ¿se trataba de tener las habilidades adecuadas en el lugar correcto en el momento adecuado, o buscaba deliberadamente un puesto en la ópera?

HV: El trabajo de mis sueños siempre fue tocar en una orquesta importante en los Estados Unidos, cuando vi la lista de audiciones del Met, no podía dejar pasar la oportunidad sin intentarlo. Pude ver el Met en vivo en 2016, mientras estaba en Nueva York audicionando para el programa Orchestral Performance en la Manhattan School of Music. Javier Gándara (uno de los terceros trompas de la Met Orchestra) me dio una entrada para ver “Manon Lescaut” de Puccini. Esa noche de ópera fue simplemente maravillosa, una de las mejores experiencias musicales de mi vida, estar ahí entre el público. Los colores que escuché, la cantidad de expresión, el fraseo, la versatilidad y el nivel increíblemente alto de la Met Orchestra realmente me impresionaron esa noche. Confirmó mi deseo de ser parte de una orquesta importante en los Estados Unidos, y luego el Met se convirtió en un objetivo después de esa noche. Era simplemente una cuestión de estar listo para una audición tan grande, para la cual me preparé a fondo durante unos 4 meses.

sección reunida

KMT: ¿Cómo diría que es diferente prepararse para una audición para una orquesta de ópera, en comparación con una para una orquesta sinfónica?

HV: La única diferencia notable en el papel es la cantidad de extractos de ópera que se te pedirá que toques, pero yo diría que no hay mucha diferencia en el proceso de preparación y el aprendizaje de los extractos. Podría llevarte más tiempo aprender todos los extractos de la ópera, pero es algo que notarás de inmediato, una vez que hayas mirado la lista de extractos. Escuché cada extracto a través de la plataforma “MET Opera on Demand”, a la que accedí desde la Biblioteca Rice, y pasé muchas horas escuchando cada detalle: tempo, dinámica, color de sonido, etc. de escuchar en caso de que no conozca muchos de los extractos de ópera.

KMT: Cuéntenos qué le sucedió cuando la pandemia detuvo todo.

HV: Acababa de tocar "The Flying Dutchman" con Gergiev como director, y nos preguntábamos qué iba a pasar a continuación. Al día siguiente recibimos una notificación que decía que todas las actuaciones en el Met iban a ser canceladas hasta nuevo aviso, y seguían moviendo la fecha de regreso aún más. Este próximo 11 de marzo será un año entero desde la última vez que actué en el Met, y lo extraño muchísimo.

Nada en la vida te prepara para el duro golpe de una pandemia global, y simplemente no es más fácil de manejar. Tomé la decisión de regresar a Costa Rica 11 días después de recibir la notificación de que todas las presentaciones en el Met fueron canceladas; a partir del 1 de abril de 2020, la dirección del Met decidió dar licencia a toda la orquesta, el coro, los asistentes de escena y muchos otros departamentos de la empresa. Ese día nunca lo olvidaré, porque muchos pensamientos comienzan a cruzarse por tu mente, y sobre todo cuando es uno de los trabajos más estables del país para un músico.

válvularde2Adaptarse a una vida sin conciertos con público (temporalmente, claro) no es lo que querría un artista, por eso ha traído muchos días de incertidumbre y desmotivación, sin duda. Ciertamente ha sido difícil estar 100% motivado y en la misma forma que estaba cuando terminé "El holandés errante" de Wagner, pero el lado positivo de este tiempo loco ha sido pasar mucho tiempo de calidad con mi querida familia. en Costa Rica, y para disfrutar del hermoso clima. Uno de los proyectos que decidí hacer fue armar y organizar sesiones de calentamiento con los estudiantes de trompeta de Costa Rica, liderados por diferentes trompetistas profesionales de todo Estados Unidos, Europa y otras partes del mundo. La primera parte de los calentamientos tuvo 31 invitados, lo que significó tener un invitado diferente todos los días durante todo un mes, y la segunda parte de ellos solo duró dos semanas. Un total de 45 trompistas fueron muy amables y generosos con su tiempo para darnos este espacio en sus agendas para que aprendamos más sobre la trompeta. Fue tremendamente útil y divertido.

Después de eso, me mantuve motivado durante aproximadamente 2 meses, pero luego mi voluntad de practicar comenzó a decaer lentamente y llegó a un punto en el que simplemente no estaba jugando en absoluto. El punto de inflexión fue cuando mi mamá me dijo que no estaba actuando como el hijo curioso y trabajador que conocía de antes, que me estaba convirtiendo en otro tipo de persona ... esto me golpeó muy fuerte, y más cuando dos de mis vecinos les preguntaron a mis padres si me había ido a los Estados Unidos, porque dejaron de escuchar la bocina a través de sus patios traseros… estos dos eventos fueron cruciales para que pudiera juntar mis cosas y comenzar a practicar nuevamente. Hace un mes y medio que me recuperé de eso y estoy de nuevo en muy buena forma con la bocina, y también físicamente, desde que volví a una rutina muy activa de BTT con mis viejos amigos aquí.

Mi familia ha estado bien y nadie en mi hogar, ni mis otros parientes han sido diagnosticados con el virus. Espero que siga siendo así hasta que todos nos vacunemos, con suerte más pronto que tarde. Con respecto a regresar a Nueva York, todo depende de si el Met volverá a abrir en septiembre de 2021, pero espero que hagamos todo lo posible para devolver la magia del MET Opera en el Lincoln Center a la vida muy pronto.

KMT: ¿Cómo, en todo caso, animaría a los jóvenes músicos que esperan comenzar una carrera como intérpretes, a la luz del daño que el coronavirus ha creado para el sector cultural mundial? ¿Es realista seguir esperando esto?

HV: Será diferente de lo que solíamos ver y que nos dijeron, pero esto no significa, de ninguna manera, que será el fin de la industria de las artes. Los jóvenes músicos de hoy en día deben ser aún más creativos y sus proyectos siempre deben incluir contenido virtual. A menudo animo a los más jóvenes a crear conciencia sobre la importancia de la audiencia y la dedicación que debemos tener para mantener a la gente interesada en apoyar nuestro trabajo, ya que son ellos los que nos mostrarán ese apoyo tan necesario después de todo. Gran parte de nuestro trabajo debe realizarse fuera de la sala de práctica, haciendo que la música sea accesible al resto del mundo, sin importar raza, etnia, religión, preferencia sexual, entre otros aspectos. ¡La música es un lenguaje universal y siempre lo será!

KMT: ¿Qué, además de la música, te da placer e inspiración?

HV: Mi familia ha sido la principal fuente de mi motivación e inspiración, de ahí que todo el trabajo que haga se verá reflejado en cómo me criaron. Siempre me inspiraron y siempre lo harán. Ver la unidad entre mis familiares y amigos también me hace feliz y, de alguna manera, me da placer estar vivo, y eso trato de retratar cuando toco música en el Met, y donde sea que tenga el privilegio de hacerlo.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, incluido el estado de inicio de sesión. Al utilizar el sitio, acepta el uso de cookies.
Ok